domingo, 14 de febrero de 2010

BUENOS DIAS, PRECIOSA

 

(Me hubiera gustado saber más de ti).
Sólo porque
tuvimos el contacto
que lleva encima la noche
o un poema en aguas dóciles.
Y al amanecer
fuimos esquinas de olvidadas excepciones,
y no parte de nuestra búsqueda
en los callejones de recuerdos ahogados.


Percepciones de despertar
o señales mucho antes
de que mis versos hicieran rutas sin daño
en tus ojos,
en tus ojos volviéndose invisibles,
hojas sin nombre sobre el barro del lecho
que ascendieron como cuentas implacables.


Seca luz de tu desnudo,
de tus piernas talladas hasta el final
del vaivén en el deseo,
de cenizas ocultas
que entre sí no tienen forma.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada