domingo, 29 de enero de 2017

CAMINO 333



Cómo he llegado hasta aquí
Sin tu mano
La luna, el fuego,
Las mariposas en mis zapatos
No pueden moverse
El viento
Es el viento
Que huele a nuestros refugios
El que arrastra mi alineación
Con el ruido de las calles viejas

Me hundo en este camino que se abre
Como una pupila plateada para encontrarnos
En el momento más débil del sol
Hay otros caminos sepultados
Por corazones vestidos de sombras
Pero no estas allí
De donde tú vienes hay pájaros volando
Y el brillo del mediodía

Tú y yo somos más fuertes
Que los enemigos de los sueños
Lo que sentimos no proviene de sus cielos
Hechos de materia muerta
Sube encerrado en un fruto más poderoso que el metal
Más poderoso que la luz
Y que la sed

Todo lo que he amado vuelve
Vuelve contigo
En el olvido quedan
Los corazones helados
A un paso de ti, vacilante, me dejo llevar
Las palabras regresan a los bolsillos
Siento tu calor dilatando mis arterias
Me dejo llevar


 

domingo, 15 de enero de 2017

ESTE EXTRAÑO INVIERNO




Ni los besos parecen necesarios
Detrás de las puertas que traspasan los sollozos
Vive un sueño que crece con la niebla
Este es un extraño invierno
Tan delgado que duerme sobre una hoja de roble
El amor se va extinguiendo en el frío de la noche
Y sus filos hieren como una espada
Soy un hombre cansado
En este extraño invierno
No soy ningún ángel
Que haya venido a entregarte un secreto




 

jueves, 29 de diciembre de 2016

VERSOS EN LA CALLE DE LAS LUNAS


Se dice
Que nada sucede porque sí
La rutina no es segura
No previene
Que suceda algo entre nosotros
Me gustan las calles que giran
Como la luna sobre las olas negras
Pero no vengas conmigo
No podrás tumbarte junto a mí
En el polvo espeso que devora los dedos de los amantes
Ya estaba aquí antes de conocerte
Expuesto al agua y al viento del deseo
De ese que
No cura el tiempo
Solo espero y me fundo más en el vacío blanco
Y desde allí te oigo
Sí te oigo
Como el primer rumor de una tormenta
Todavía estoy mirando
Como se enciende la misma estrella
La que parece una mariposa violeta
Tus pasos suenan cerca
Pisando un azul imaginario
Cerca del túnel ha empezado la vigilia
Como en un preludio cierro los ojos
E inclino la cabeza
Se diría que hay un hombre rezando
Pero solo aspiro la oscuridad
Sin resolver nada


 

sábado, 19 de noviembre de 2016

EN EL TUNEL


Bajo la noche
En el túnel
Corre un tren tan deprisa
Que las sombras no tienen tiempo de tocarlo
Yo soy una de las sombras
Escribo avisos para ojos invisibles
Todo depende de un instante
Ligero como el sueño de una mariposa
Para que pueda volver

lunes, 7 de noviembre de 2016

SOBRE LA NIEBLA


En la Cala del Pino
La noche se ha cerrado de golpe
Con el furor de un puño
Los murciélagos revolotean al olor del aire enmohecido
Al pie de la orilla las olas se mezclan con gotas de añoranza
Y dolor
Ella conduce mis sentimientos ahogados hacia su faro invisible
Una y mil veces
Yo que solo conozco dos signos no sé buscarla en el firmamento sombrío
Ni en el mar que hierve con barro rojo
Pero la brisa trae rodando hilos de ella
Llega un olor a violetas
El olor a fruta fresca de su pelo
Y el aroma a Mar de Frades de la última noche
De repente nada
Como si cualquier olor fuera vidrio que estalla y desaparece
Todo está en mi mente en inscripciones desordenadas
Que ningún otro puede descifrar
Ya no hay sol por mucho que guiñe al horizonte
Ella no está
Ni tampoco los mechones rojos de nuestras tardes
¿Qué hay detrás de todo esto?
Nada que pueda tocar
Salvo una cortina de escarcha
Y pétalos desarmados que vuelan hacia el bosque
Me gustan los besos con el sabor afrutado
Del vino en los labios
Y ese temblor que perpetúan las manos sobre la piel
¿Hay albariño en su cielo?
¿Violetas?
¿Besos?
Sé que no me ha olvidado
Cómo me gustaría abrazarla
Protegerla de aquello de lo que huía
Sé que no me ha olvidado
Es sólo que ya  no existe
Su cuerpo flota sobre la niebla
Sin saber expresarse


 

domingo, 23 de octubre de 2016

LA HABITACIÓN DESAPARECIDA





Primero doy vida

A las cosas pequeñas

Que me miran todos los días

Inmóviles y sin memoria desde los anaqueles.

Luego despierto a los libros

Que suspiran al abrir sus páginas

Y exhalan sueños de apagados colores.

Reavivo los sonidos sobre las cintas

De una habitación invisible

Donde entra la niebla del mar.

Habíamos pactado ser nosotros mismos

Nosotros pan para los labios

Fosforo para el corazón

Agua enloquecida en cada pliegue.

La noche y yo

Estamos en esta sala de espera

Tratando de hacer vivir

Lo que para la mayoría de la gente

Ya no tiene importancia

Porque no quedan pruebas de  amor.

Ahora doblo y escondo las palabras

Tan pendientes de la cercanía de sus pisadas

Solo me alcanza el ruido inmutable de las olas

Con los ojos me alejo, con las manos presiento

Que es un día cualquiera, un día más

En el que tampoco vendrá.



lunes, 17 de octubre de 2016

ELIPSE




Después de la oscuridad
Alguien tiene que traer la luz
Aunque sea el brillo perezoso de la luna
Escondida detrás de la ventana.

Las sombras no se mueven solas
Están a gusto en cada suburbio de mi interior
Como racimos de murciélagos colgando del techo
Sin  ganas de volar.

Todavía hay quien sonríe con todo esto
Estará sobre la arena en algún sitio cálido
Viendo un mar con otro color que el mío
Mientras llegan las nubes violetas
Y se enciende un faro.