lunes, 17 de octubre de 2016

ELIPSE




Después de la oscuridad
Alguien tiene que traer la luz
Aunque sea el brillo perezoso de la luna
Escondida detrás de la ventana.

Las sombras no se mueven solas
Están a gusto en cada suburbio de mi interior
Como racimos de murciélagos colgando del techo
Sin  ganas de volar.

Todavía hay quien sonríe con todo esto
Estará sobre la arena en algún sitio cálido
Viendo un mar con otro color que el mío
Mientras llegan las nubes violetas
Y se enciende un faro.


5 comentarios:

  1. Las luces iluminan las sombras, las hacen más claras, las luces aderezan los momentos, haciéndolos brillar.

    Cómo me gusta volver a leerte, amigo intimista.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Siempre hay una brizna de luz entre toda oscuridad… Sólo hay que estar predispuesto para verla, y abrazarla…

    Preciosos versos, querido amigo…

    Un verdadero placer…

    Bsoss enormes!

    ResponderEliminar
  3. Y de pronto aparece una estrella que se cuela por la rendija de tu ventana... y no te dará toda la luz, pero tampoco te dejará en plena oscuridad.
    Es precioso tu sentir.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
  4. Que toda la luz del universo te ilumine y llene de amor en todas sus formas a ti.
    mar

    ResponderEliminar
  5. la luz solo tu la creas volviendo a creer

    ResponderEliminar